Importancia de la limpieza, desinfección y esterilización del material dental

Dentro de cualquier centro sanitario, la limpieza, desinfección y esterilización del material y la aparatología es fundamental. Como clínica dental llevamos a cabo cada uno de los pasos a seguir para cumplir con la normativa de protocolo de desinfección y esterilización.

Para muchos pacientes ir al dentista les crea una sensación de miedo, no solo por el dolor, sino por si existiera la posibilidad de contagio de enfermedad. En Aire Estudio Dental cumplimos todas las directrices establecidas por la OMS (Organización Mundial de la Salud) para garantizar la salud de nuestros pacientes, evitando cualquier tipo de contagio. No solo porque somos consciente del miedo que provoca en pacientes, sino, y mucho más importante, por la profesionalidad con la que trabajamos.

Los trabajadores de nuestra clínica dental poseen los conocimientos necesarios acerca de la correcta utilización del material sanitario y de los productos empleados en su descontaminación según el marco legal. Existe un proceso en el protocolo de limpieza, desinfección y esterilización que se lleva a cabo garantizando la calidad en el servicio de salud bucodental.

 

Proceso de limpieza, desinfección y esterilización de instrumentos dentales

Limpieza de instrumental sanitario

Antes de realizar la desinfección y esterilización del instrumental es fundamental limpiarlos previamente. En esta fase se eliminan los restos de materia que hayan podido quedar en el objeto, reduciéndose el número de microorganismos existentes.

Para una práctica correcta, se deben realizar las siguientes tareas en esta primera fase:

  • Seleccionar el material.
  • Retirar y desechar los objetos punzantes y cortantes de un solo uso.
  • Separar los objetos punzantes o cortantes para limpiar.
  • Colocar el material en la cuba correspondiente con solución detergente-desincrustante indicado.

En nuestra clínica, siempre que sea posible, utilizamos instrumental de un solo uso. Pero para aquel material que no tiene posibilidad de ser desechable, una vez utilizado, lo lavamos (siempre utilizando guantes de goma) y luego son desinfectados o esterilizados dependiendo cuál vaya ser su utilización.

Tras el uso del material es importante que se limpie lo más pronto posible. Desmontamos el instrumento, lo introducimos en agua fría y detergente o desinfectante. Cepillamos de manera enérgica por todas las ranuras, asegurándonos que no quede ningún tipo de resto. Aclaramos con abundante agua, secamos y lo guardamos para su posterior desinfección o esterilización.

Como acción complementaria realizamos la limpieza del instrumental a través de un limpiador ultrasónico. Esta mecánica de ultrasonidos utiliza un líquido limpiador con propiedades desinfectantes, considerándose una forma segura de eliminar todos los residuos.

 

Desinfección de material sanitario

La desinfección del material habitualmente conlleva la destrucción de los gérmenes patógenos, aunque no implica necesariamente la eliminación de todos ellos. La intensidad o eficacia de la desinfección dependerá del tipo de desinfectante y de las condiciones de su utilización (tiempo, concentración…)

En esta fase, si solo se requiere desinfección, debemos mantener los instrumentos sumergidos en Glutaraldehído al 2% durante 10 horas. Por el contrario, si utilizamos la desinfección como un paso previo para la esterilización, el material deberá estar sumergido durante una hora.

 

Esterilización de los instrumentos sanitarios

La esterilización destruye todos los microorganismos vivos en un objeto inanimado o instrumento mediante procedimientos físicos o químicos. Para todo el material quirúrgico y de odontología termorresistente, el método de elección es la esterilización por vapor, utilizando la aparatología dental correspondiente, los autoclaves.

El proceso a seguir es el siguiente:

  1. Embolsar el material en bolsas autosellantes o de termosellado con viraje de color para realizar el control químico. El empaquetado tiene como objetivo mantener el instrumental aislado de toda fuente de contaminación, conservando la esterilidad conseguida en el proceso de esterilización.
  2. Llenar el autoclave con el material empaquetado y realizar ciclo de esterilización para material embolsado a una temperatura entre 121º-134º.
  3. Una vez finalizado el ciclo, descargamos el autoclave, aunque no inmediatamente para que no se produzcan condensaciones.
  4. Si se ha finalizado con éxito el ciclo de esterilización, guardamos el material hasta que sea necesario su uso, marcando en cada embolsado la fecha de realización de la esterilización.
  5. Una vez al mes se realiza un control biológico de los autoclaves, ya que es de fundamental importancia para mantenerlo en óptimas condiciones.

Tras finalizar todos los pasos, los instrumentos quedarán limpios, desinfectados y esterilizados para poder ser utilizados en otro paciente, evitando así cualquier tipo de riesgo.

Recent Posts

Leave a Comment

blanqueamiento dental huelvaimplantes dentales en huelva